Con el fin de minimizar la posibilidad de colonización de nuevos ecosistemas y la maduración precoz de los machos, se decidió producir huevos Todo-Hembras, consiguiendo así un mejor comportamiento al fileteado y mayor crecimiento. 

Gracias al fotoperiodo y partiendo de un único lote de reproductores, producimos huevos durante todos los meses del año adaptándonos a la demanda de cada época. 

Entre las dos instalaciones de producción y expedición se preparan para comercializar más de 300 millones de huevos al año, que se distribuyen en más de una veintena de países.